La derogación del decreto de construcción de alturas


Fuente: Uraki

En Bogotá se eliminó el decreto 562 de 2014 que era laxa en cuanto a la cimentación de edificios de altura importante en la ciudad y fue remplazado.

La derogación del decreto de construcción de alturas

Hace poco en Bogotá se derogó, es decir se eliminó el decreto 562 de 2014 que era laxa en cuanto a la cimentación de edificios de altura importante en la ciudad y fue remplazado por el Decreto 079 de 2016, que modificó e hizo más severas las normas de construcción en Bogotá. 

El contexto fue político.

Durante el mandato de Gustavo Petro, se impulsó el Decreto 562 mejor conocido como el Decreto de alturas. Dentro de la visión de ciudad del Ex Alcalde se contemplaba que se debía impulsar la construcción de edificios de 20 o más pisos en sectores como el centro de la ciudad para desincentivar la construcción en las periferias de Bogotá.

Ya durante su campaña el actual alcalde Enrique Peñalosa, expresó su inconformidad acerca del mencionado decreto y en menos de 60 días de mandato fue derogado.

 Las grandes objeciones de la actual administración incluían que el decreto permitía la construcción indiscriminada de edificios de gran altura en sectores de la ciudad que no cuentan con suficientes tuberías y zonas verdes para soportar la densidad poblacional que este tipo de obras implican, lo cual en resumidas cuentas se traduciría en deterioro de la calidad de vida de los habitantes de las nuevas y antiguas edificaciones de la zona.

Punto claves del 079

La altura seguirá siendo una de las opciones de las constructoras de Bogotá, y será incentivada pero solo en aquellos sectores de la ciudad que cuenten con las condiciones deseadas por el Distrito.

Otro punto importante es que no se permitirá que los primeros pisos de las edificaciones se destinen a parqueaderos, tampoco se permitirá la construcción de bahías de estacionamiento. Las plantas bajas se deben destinar a vivienda con amplios ventanales o espacios comerciales con avisos discretos.

Por otro lado, con la implementación de la nueva ley se prohibirá que las cubiertas de los edificios sean de uso exclusivo de los residentes del último piso, es decir se limitaría la construcción de apartamentos tipo “penthouse”. A su vez deberán ser remplazadas por zonas comunitarias, para aumentar la disponibilidad de espacio público para los habitantes.

Las oportunidades para los constructores

A pesar de que no se podrá construir grandes edificios en las zonas más densificadas de la ciudad, se incentivará el inicio de obras en las zonas periféricas de la ciudad lo cual constituiría una excelente oportunidad para las grandes constructoras de la ciudad.

Las zonas comunales en cubiertas serán la excusa para añadir valor agregado a las edificaciones. Desde ya se están siendo utilizadas para zonas con gimnasios con vistas como la del proyecto Nuba de URAKI, o incluso zonas comunales que buscan mejorar la experiencia del copropietario como el proyecto Munzi de URAKI que cuenta con terraza BBQ, terraza bar, terraza tepanyaqui, gimnasio al aire libre y dos chimeneas en su cubierta.

Las nuevas normas representan retos pero también oportunidades que se pueden aprovechar para mejorar la calidad de vida de los residentes de los proyectos de vivienda en la ciudad.  

  • #Construcción #Normas

Lo más leído

Crear un salón exterior
Trucos y Consejos: Reformar la cocina
Hitos arquitectónicos: encanto de edificios antiguos y art nouveau
Consejos de presentación de una casa